Centro de Estudios Vacceos Federico Wattenberg (Universidad de Valladolid)
ENG | ESP

El barrio artesanal de Carralaceña: maestros de la cerámica



Panorámica y situación del horno de Carralaceña.
Panorámica y situación del horno de Carralaceña.
Cerámicas vacceas.
Cerámicas vacceas.

La ciudad se extendía también a la orilla derecha del río Duero, en el conocido actualmente como pago de Carralaceña, donde se ubicaría el barrio artesanal del mismo nombre, comunicado con Las Quintanas gracias a la existencia de un vado natural.


El barrio debió nacer, probablemente, como una extensión del poblado en el momento en que éste precisó de un mayor abastecimiento de productos cerámicos; el peligro de incendio sería razón más que suficiente para alejar de las viviendas las actividades relacionadas con el fuego, si bien podrían añadirse otras necesidades como el abastecimiento directo de agua, por ejemplo.


Este sector de Carralaceña ocuparía unas nueve hectáreas, con áreas funcionales diversas: zona de hábitat y su correspondiente necrópolis en la plataforma superior de la terraza fluvial, y zona de producción en el espacio de la terraza inferior más cercano a la ribera del río.


Las estructuras halladas en este sector corresponden a los restos de las instalaciones de un alfar en el que seguramente, a partir del siglo II a. C. y hasta el cambio de Era, se fabricaron los recipientes y demás objetos de cerámica que acompañaron a los vacceos de Pintia en la mayoría de sus actividades cotidianas.


Las actuaciones arqueológicas efectuadas hasta el momento en este pago han proporcionado testimonios de diversa naturaleza, si bien todos ellos estrechamente vinculados con la actividad alfarera, con una preponderancia absoluta de restos de producciones cerámicas a torno.


Pero quizá las evidencias más significativas en este sentido sean las estructuras correspondientes a tres hornos destinados a la cocción de los repertorios cerámicos de esta población, a los que se asocian importantes áreas de vertido de restos de hornadas o de limpieza.


Entre las mencionadas estructuras de combustión destaca, tanto por sus dimensiones como por su excepcional estado de conservación, el identificado como horno n.º 2, de doble cámara y tiro vertical, que presenta una planta circular de unos cuatro metros y medio de diámetro y pasillo o praefurnium destacado.







© 2017 Centro de Estudios Vacceos Federico Wattenberg (Universidad de Valladolid)
c/ Real, s/n. - Padilla de Duero (47314 Valladolid - España) | Tel. +34 983 881 240 - cevfw@uva.es | Aviso legal

Diseño web Ubicuo-WQF